Un robo que destroza los sueños de una vida

Hola amigos si bien me gustaría escribir sobre acontecimientos alegres y contarles como
está floreciendo la gastronomía en mi ciudad, hoy la verdad es que nada de eso está
sucediendo y la crisis se agrava día a día. Son muchas las noticias que escuchamos de
alguno de nuestros sitios favoritos que están al borde de cerrar sus puertas para siempre.

Hoy es el caso del restaurante y marisquería Quinquela, quien no solo tiene que luchar con esta maldita pandemia que nos ha afectado brutalmente a todos los gastronómicos, de la cual aún no se ve la luz al final del túnel; sino que a pesar de todo esto en los últimos días les rompieron un vidrio y les robaron toda la mercadería que tenían para hacer delivery, que lamentablemente,hoy en día es la única fuente de ingresos para hacer frente a las cuentas que están aniquilando a los comercios.

Casi que puedo sentir el dolor y sufrimiento de Miguel y Natalia, de ver sus sueños en
ruinas, sin consuelo y sobre todo sin poder ver una salida de esta situación. Pero me rehusó
a ver esto sin hacer nada, no quiero acostumbrarme a ser un insensible que no se
conmueve con nada y nada lo moviliza. No quiero estar de brazos cruzado mientras los
demás se caen a pedazos. Se que no soy el único que piensa a sí en mi hermosa Bahía
Blanca y por eso apelo a la solidaridad de todos los Bahienses para hacer frente a esta
situación y así demostrar que los delincuentes no son más fuertes que nosotros, que en
nuestras manos está el poder para reparar y revivir los sueños robados. Invito a todos a
hacer donaciones al CBU:0140323503420008248366 o que se comuniquen con Marcelo
Gigante al teléfono 291-4145104 quien está a cargo de la colecta.

 

 

 

 

 

 

Quiero vivir en una ciudad mejor y hoy es el momento de empezar el cambio, el cual depende de nosotros de cada
integrante de esta comunidad, hagamos que Bahía sea un lugar donde predomine la buena
gente.

Leo Besendo