Una aventura que duró 22 años

Un matrimonio con 4 hijos estuvieron viajando por 22 años sin parar y conocieron 102 países. 

Hermann Zapp dialogó con La Mesa Dominguera (FM 93.1) y contó su experiencia familiar. «Fue lo mejor que nos pasó en la vida».

«Son 22 años llenos de historias, de momentos. Guardo estas cosas dentro del corazón» dijo Zapp que lejos de arrepentirse, aseguró que lo volvería a hacer.

Con respecto al estilo de vida aplicado en los años de recorrida, Hermann afirmó que nada fue rutinario. «Nos adaptamos a cosas que jamás pensábamos que lo íbamos a hacer, como por ejemplo comer todos con la mano de una misma olla».

Cuando se viaja con la familia tiene un sabor especial, y Hermann lo dejó en claro. «El lugar más lindo siempre fue al lado de Cande. No es dónde estas, sino con quién». Pero también comentó algunas situaciones amargas que les ha tocado vivir en estos 22 años llenos de aventuras. «Nos han intentado robar, nos han rechazado la VISA, hemos pasados tormentas muy feas. Además en el peor momento económico de Ecuador nos hemos quedado sin dinero».

Hace una semana que llegaron a nuestro país y lo encontraron maravilloso principalmente por ver a su familia. «Sé que estamos en una situación difícil. No soy ciego ni sordo, escucho y veo lo que está pasando pero también vengo de conocer muchos lugares y he visto cosas horribles».

Haciendo una comparación de la Argentina con el resto del mundo, Zapp dijo que «Estuvimos en Noruega, Dinamarca, Finlandia. Países que están ganando muchísimo dinero por el petróleo, hierro y gas que sacan de ahí, pero la juventud está deprimida. La gente mayor cae en el alcohol. A veces tenemos que tomar distancia para ver lo que tenemos y como vivimos en nuestro País». 

Hermann opta por vivir en la felicidad y no en lugares que les está yendo bien económicamente. Su claro ejemplo es Finlandia, que tienen dos horas de luz en invierno, y de todos modos son los más felices del mundo.

«En el mundo reconocen a Argentina por los jugadores de fútbol, Messi, el Papa. Muchos te hablan del vino, la carne. El que viajó para Argentina quedó enamorado, pero el que no viajó, mucho conocimiento no tienen»

Por último, entre tantas anécdotas Hermann contó un momento único: Conoció a Lionel Messi y al Papa Francisco. «Cuando entramos a Italia pensé en lo lindo que sería conocer al Papa. Al día siguiente me contacté con el que le maneja la agenda a Francisco y ahí organizamos. De ahí tomamos un barco de Génova a Barcelona y la primera persona que nos hospeda allí, su hermano había jugado en las inferiores  con Messi, era amigo y ahí nos organizó con él. Con el Papa hablamos mucho, con «Leo» poco, re pocas palabras» dijo entre risas.

Su futuro es incierto pero ajustado a sus hijos «el tema va a ser que se acostumbren a no viajar» sentenció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.