Una pareja marplatense espera trigemelas idénticas, un caso que se da cada 200 millones

Giuliana Salvo de 18 años y Facundo Quinto, de 19, serán padres a principio de octubre de las bebas que forman parte de un embarazo trigemelar monocorial triamniótico.

Los jóvenes se conocieron en el colegio secundario hace cinco años, se pusieron de novios y comenzaron a convivir desde hace cuatro, en un departamento de la zona de la vieja terminal de la ciudad de Mar del Plata.

“Nos conocimos y fue un flechazo el que nos unió para siempre. Teníamos la idea de ser papás jóvenes y, sin quererlo, lo fuimos buscando y quedé embarazada, pero jamás me hubiese imaginado que de trigemelas ya que se da un caso cada 200 millones” contó a Télam Giuliana, quien hasta hace unos meses trabajaba en una imprenta familiar.

Consultada de cómo fue ir a los controles en plena pandemia de la Covid-19, la futura mamá dijo: “entré sola a hacerme la primera ecografía con todos los protocolos sanitarios y mi médica obstetra, Andrea Galarraga, me iba diciendo lo que veía y escuchaba, que eran tres corazones que latían si parar, lo que emocionó no solo a Facundo sino a toda la familia que está revolucionada con la llegada de las tres mujercitas que formarán parte del núcleo familiar”.

(Foto: @trigemelas.mdp)

Los futuros padres de Aitana, Amira y Alice están ansiosos para que en los primeros días de octubre cambien sus vidas con la llegada de las “chancletas” que forman parte de un embarazo trigemelar monocorial triamniótico, que se da una vez cada 200 millones.

Estoy de siete meses y cada beba está en su bolsa con su cordón umbilical – están pesando aproximadamente hasta ahora 1,300 kg- pero se alimentan las tres de la misma placenta” agregó Giuliana, quien es la más chica de cinco hermanas mujeres.

Por su parte Facundo manifestó: “en los próximos días nos estaremos mudando a un departamento más amplio teniendo en cuenta que no solo llegarán las trigemelas sino que necesitamos entrar todos, con los dos perros que tenemos y el gato”.

«Las bebas están sanas y todo va excelente, solo siento incomodidades a medida que las bebas crecen, porque ya no tienen mucho espacio. Pero sentirlas es hermoso, no es una molestia”, dijo la futura mamá.

La joven, quien hace un curso pre-parto para la maternidad vía zoom, se mostró agradecida con la ayuda de vecinos, amigos, familiares que le han acercado ropa, pañales, los primeros juguetes y hasta carritos para trasladarlas.

Además, “tenemos una cuenta de Instagram que se llama @trigemelas.mdp donde mucha gente nos contacta para ofrecernos algo».

(Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *