Importante avance contra el COVID-19: “Con esto le estoy tratando de devolver a la sociedad todo lo que invirtió en mí”

Hace pocos días se anunció que un equipo de científicos argentinos logró desarrollar en el país el primer test que detecta si una persona generó anticuerpos contra coronavirus, vital para el estudio epidemiológico de toda la población.

Como se dio a conocer en la web del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, científicos y científicas de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y del CONICET desarrollaron en tiempo récord y liderados por la viróloga e investigadora Andrea Gamarnik, un test serológico conocido como «COVIDAR IgG» que a partir del análisis de muestras de sangre o de suero permite saber, en un par de horas, si una persona tiene anticuerpos contra el nuevo coronavirus.

Al respecto, el investigador del CONICET y jefe de laboratorio del Instituto Leloir, Julio Caramelo, brindó detalles acerca de la importancia de este valioso desarrollo, que significó un paso más en la lucha contra la pandemia.

“Hay dos formas de detectar el virus. Mientras vos tenés el virus adentro podés detectar el material genético, ese es el test que se estaba haciendo en el Malbrán y ahora se hace en todos lados. Una vez que vos te curás del virus, una forma de enterarte es viendo los anticuerpos que uno generó para defenderse, a eso se le llema test serológico”, explicó Caramelo, en comunicación con el programa radial La Mesa Dominguera (emitido por La Brújula 24).

Y añadió “no es un test que se usa para el diagnóstico inmediato, se usa un poco desfazado en el tiempo, empieza a funcionar a partir de los 7 o 10 días y, de alguna forma, es complementario al test PCR”.

“Estas cosas son mucho de prueba y error, poner a punto normalmente lleva muchos meses y acá se le dio pata, trabajamos sin dormir, durante más o menos un mes y medio ya podemos decir que está hecho y ya se está empezando a distribuir”, señaló el investigador en referencia a la inmediatez con la que los científicos desarrollaron el test.

Participaron de la creación de «COVIDAR IgG»: Andrea Gamarnik, Marcelo Yanovsky, Julio Caramelo, Guadalupe Costa Navarro, Horacio Diego Ojeda, Martín Pallarés y María Mora González López Ledesma, del Instituto Leloir y del CONICET, Diego Álvarez, de la Universidad Nacional de San Martín y del CONICET y Jorge Carradori, Director Técnico del Laboratorio Lemos S.R.L.

En principio, el test estaba direccionado para diagnósticos en el ambiente hospitalario, es decir, para los trabajadores de la salud, que son los que están más expuestos al virus. Sin embargo, Caramelo expresó que tiene varios sectores a los que está dirigido, “la otra aplicación es a nivel de la población, qué porcentaje de la población estuvo infectada, porque mucha gente que quizás cursó la enfermedad y ni se enteró”.

“Es importante determinar cuál es la tasa real de mortandad de la enfermedad a la hora de tomar decisiones, por ejemplo, cuánto abrís o no la economía, porque te cambia mucho si es más o menos mortal” agregó.

“Ahora el Ministerio de Salud con ayuda del CONICET está empezando a usar el suero de pacientes que tuvieron la enfermedad y se curaron, ese suero contiene anticuerpos que pueden ayudar a gente que está internada y está muriendo. Para poder usar el suero tenés que saber efectivamente cuántos anticuerpos tiene y este test lo que hace es no solamente decir si tenes o no anticuerpos, sino también cuántos tenés”, destacó Caramelo.

Por otra parte, resaltó también que a partir de esto se reducirán bastante los costos, en comparación con los que se venían importando. “Estos test tienen unas placas de plástico, con 96 pocillitos. Cada placa de estas permite en hacer 96 test. Una de esas placas importada acá te sale entre 800 y 1000 dólares. Producidas acá esas placas te salen entre 40 y 50 USD, esa es la diferencia” mencionó el investigador.

Yo soy un empleado del Estado. Todos los argentinos todos los meses cuando van al super, cargan nafta, pagan ingresos brutos, me están pagando el sueldo. De alguna manera con esto le estoy tratando de devolver a la sociedad todo lo que invirtió en mí, en mi carrera, en mi formación.

Para finalizar, Caramelo despejó algunas dudas en cuanto a la posibilidad de que exista una vacuna contra el Covid-19, al respecto dijo “no puedo asegurar nada, sería muy irresponsable asegurar que vaya a haber alguna, porque todavía no sabemos si se puede hacer o no”.

Sin embargo, destacó la probabilidad de que se desarrollen antivirales para el tratamiento de la enfermedad, “vamos a tener antivirales efectivos contra este virus, de eso estoy prácticamente convencido. Porque los virus tienen muchos talones de Aquiles por donde entrarle y ya hay decenas de lugares que están probando drogas experimentales que inhiben algunas de las proteínas necesarias para el virus”.

Audio de la nota completa: