El femicidio de Úrsula que conmociona al pueblo de Rojas y a todo el país

El detenido por matar a Úrsula Bahillo tenía denuncias de otras parejas. Matías Ezequiel Martínez contaba con otras 14 acusaciones de parejas anteriores en Zárate y San Nicolás.

El agente de la Policía Bonaerense Matías Ezequiel Martínez, detenido por el femicidio de Úrsula Bahillo en la localidad de Rojas, tenía prohibido por la Justicia acercarse a la víctima, a quien asesinó en una zona rural. Además, el uniformado ya tenía antecedentes de violencia de género con otras parejas.

De acuerdo con lo que declararon allegados a la víctima de femicidio, el agresor tenía unas 14 denuncias de otras mujeres con las que había estado relacionado en Zárate y San Nicolás, en donde ya se había desempeñado como policía.

«Una chica ya había denunciado que le había puesto un arma en la cabeza», dijo alguien cercano a la familia en declaraciones a la prensa y reveló: «Otras mujeres vinieron anoche a marchar para pedir justicia».

Úrsula también había hecho varias denuncias en la comisaría de Rojas contra Martínez porque había sido víctima de amenazas y violencia física. Allegados a la víctima indicaron a la prensa que Martínez, de 25 años, se encontraba bajo licencia psiquiátrica de la Policía y había recibido la notificación de una restricción perimetral para que no se acerque a quien terminó asesinando.

No obstante, el policía pasó a buscar a la víctima de femicidio con su auto y la llevó a la vecina localidad de Guido Spano, donde la mató a puñaladas adentro del coche.

La manifestación en reclamo de justicia que se hizo este martes a la madrugada culminó con graves incidentes entre los vecinos, que incendiaron un patrullero, y la Policía, que disparó balas de goma y gases lacrimógenos.

Fuente 0291 e Infobae