La mejor forma de tratar la diabetes es tratar la obesidad»

La diabetes tipo 2, generalmente adquirida en la edad adulta, es una enfermedad silenciosa, traicionera, que altera por completo la calidad de vida.

Multiplica por cinco el riesgo de padecer una insuficiencia cardíaca, genera daños en las arterias y en el sistema nervioso, promueve la hipertensión arterial y la insuficiencia renal y puede ocasionar otras graves complicaciones.

La idea más común sobre la diabetes es que se trata del aumento del azúcar en la sangre por la falta de insulina, la hormona con la que el páncreas controla la glucosa. Pero según el doctor Jean Yves Le Goff, eminente médico y neurocientífico francés especialista en el tratamiento de trastornos de la nutrición, esta idea no sólo no es exacta, sino que puede ser contraproducente.

Diabetes
Diabetes

Lo que hay en el organismo cuando la diabetes se genera es un exceso de insulina, lo que tiende a hacer que aumente la grasa corporal, se altere el metabolismo y se consolide la enfermedad. Por eso, sostuvo, “la mejor forma de controlar la diabetes es tratar la obesidad”.

El verdadero origen de la diabetes

El proceso que lleva a la diabetes tipo 2 por lo general tarda años en generarse y está relacionado con la obesidad y el sedentarismo. Le Goff explicó que el 72% de las personas con diabetes tienen exceso de grasa abdominal, medida en el perímetro de cintura.

Por eso, normalmente el control de la glucosa y los niveles de insulina ya están alterados antes de que se declare la diabetes, en lo que se conoce como prediabetes. La prediabetes incrementa 6,8 veces el riesgo de llegar a la diabetes, y a su vez la obesidad representa un riesgo 4,9 veces mayor de ser diabético que en las personas no obesas.

En este sentido, el verdadero problema no es el peso o el índice de masa corporal sino el exceso de grasa visceral o abdominal, que actúa como una glándula de secreción interna, originando durante este período de prediabetes el trastorno conocido como síndrome metabólico.

Esa inflamación va a hacer que el organismo necesite cada vez más insulina para poder reducir los mismos niveles de azúcar. Ese exceso de insulina liberada por el páncreas captura el exceso de glucosa presente en la sangre y la transporta al hígado, pero también a las propias células adiposas, que la transforman químicamente para almacenarla como parte de su reserva grasa.

La vía eficaz

Sobre la base de estudios poblacionales sobre más de medio millón de personas, Le Goff mostró que el índice de mortalidad en personas con diabetes aumenta con el perímetro de cintura. En el caso de los varones, la curva es drástica entre los 70cm de perímetro de cintura (con riesgo muy bajo) y los 125cm, especialmente cuanto mayor es la relación entre éste y el perímetro de cadera.

La obesidad abdominal es la más peligrosa porque es allí donde la grasa pasa a formar parte de las células adiposas que generan los procesos que llevan al trastorno metabólico. En este sentido la contextura típica del varón, que acumula más grasa en el vientre y menos en la cadera, parece hacerlo más vulnerable. Sin embargo, los estudios muestran que en las mujeres el riesgo de la obesidad abdominal es aún mayor, porque aparece con perímetros de cintura de 80cm.

Además, el catedrático aseguró que, para este tipo de pacientes, la nutrición debe ser una herramienta para mejorar la calidad de vida.

La clave para la reducción de este factor de riesgo y el control de la diabetes es un tratamiento médico que permita una reducción rápida, sostenida y duradera de peso a expensas de la grasa abdominal, y no de la masa magra del cuerpo.

En estos tratamientos, la actividad física no sólo cumple la función de romper con el sedentarismo, que es otro factor de riesgo. Normalmente el organismo toma energía del azúcar. Pero al no disponer de carbohidratos, recurre directamente a las reservas grasas.

El doctor Le Goff, por su parte, hizo hincapié en la importancia del monitoreo constante de los niveles de glucosa para todos los pacientes con prediabetes y diabetes, y recordó que la reducción y el control que se logran con los tratamientos son temporales, y nadie debe dejar de cuidarse y perder de vista esta condición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.