Otra víctima del femicida Martínez en Rojas le escribió una carta de despedida a Úrsula:»Debo confesarte que a veces me siento culpable»

Belén Miranda se encontró con la joven de 18 años unos días antes del femicidio. “Tengo esa sensación horrible de que podría haber hecho algo más por vos”, dijo.

El femicidio de Úrsula Bahillo conmovió a Rojas y movilizó a todo el país. Matías Ezequiel Martínez, único acusado por el hecho, tiene un pasado violento y así lo hicieron saber varias de sus exparejas.

Una de ellas es Belén Miranda, que se encontró con la joven de 18 años unos días antes de que fuera asesinada y este miércoles la despidió con una carta.

“Ay, Úrsula, qué mierda todo esto. Te escribo con un nudo en la garganta y un dolor muy profundo que me parte el pecho. Empujo estas palabras desde donde puedo, con las fuerzas que me quedan, recordando tu valentía, tu mensaje preguntándome si podíamos juntarnos urgente. Te juro que suponía por qué me hablabas, por eso nos encontramos el jueves, después de tanto tiempo sin vernos”, comienza el texto.

“No puedo borrar de mi mente ese preciso momento donde nos vimos: nos abrazamos y no me soltabas”, continuó la chica. “Ya sabía todo, ya imaginaba tu dolor, ya me reconocía en tu sufrimiento por haber pasado lo mismo. Todavía te siento con todo ese miedo a morir y la necesidad de desahogarte; Úrsula, todavía te siento desesperada, te miro a los ojos y veo el terror que tenías de ser una más en una lista enorme de femicidios”, reveló.

Debo confesarte que a veces me siento culpable y necesito decírtelo. En ocasiones tengo esa sensación horrible de que podría haber hecho algo más por vos, pero también estaba asustada y solo quería irme para estar con mis hijos”, expresó Miranda.

En la carta, la chica confirmó la reacción del acusado al enterarse del encuentro. “Ahí volvieron los insultos porque te juntaste conmigo, las amenazas de que nos iba a matar a las dos”, dijo. Y narró que ella denunció a Martínez en 2017.

Te agradezco. Por confiar en mí para salir de esa oscuridad envolvente, pero también por mostrarnos que debemos gritar, que el silencio no es opción jamás”, concluye la carta.

Fuente 0291 y tn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *