Síndrome de hikikomori o de la puerta cerrada: qué es y cómo tratarlo

El síndrome de hikikomori es una afección psicopatológica y sociológica por la cual las personas deciden aislarse en sus casas por al menos 6 meses con el fin de evitar las relaciones y los compromisos sociales tales como la educación, el trabajo, las amistades y la familia. En la mayoría de los casos, el período de aislamiento dura hasta 39 meses. Incluso se presentaron casos de personas que se recluyeron durante 30 años.

El término se originó hace veinte años en Japón y en otros países asiáticos, donde un 1,9% de la población sufre esta afección. Sin embargo, recientemente se descubrió que el síndrome de hikikomori también está presente en países occidentales como Estados Unidos, Italia y España. En este último se lo conoce como síndrome de la puerta cerrada.

hikikomori
Síndrome

El psicólogo japonés Tamaki Saito acuñó este trastorno en el año 1998 en su libro Sakateki hikikomori. Lo define como el síndrome como “aquellos que se retiran completamente de la sociedad y permanecen en sus propias casas durante un periodo mayor a 6 meses, con un inicio en la última mitad de los 20 años y para quienes esta condición no se explica mejor por otro trastorno psiquiátrico”.

Las características principales de las personas que sufren el síndrome de hikikomori son:
  • Jóvenes varones.
  • Suelen ser varones jóvenes.
  • Sienten rechazo por la vida social
  • No acuden a actividades laborales, educativas o sociales
  • Suelen tener baja autoestima o tienden a la depresión.
  • Tienen insomnio. Suelen ser personas más activas durante la noche.
  • Descuidan su higiene personal y del hogar, así como su salud alimenticia.
  • Suelen encerrarse en el mundo virtual.
  • Viven en países con nivel de economía alto.

El aislamiento voluntario por largos períodos de tiempo puede afectar la salud física y mental de la persona. Quien padece el síndrome de hikikomori puede también sufrir anemia, fragilidad en las articulaciones y llagas. En cuanto a su estabilidad emocional, pueden sufrir depresión.

El origen del síndrome de hikikomori es complejo. Se asocia a las exigencias de la sociedad, el deber de cumplir con ciertas expectativas. También se apunta a sociedades caracterizadas por ser individualistas, por cambios en la estabilidad económica, etcétera. Existen otros factores que pueden predisponer a una persona a padecer esta afección:

  • Personalidad tímida y retraída
  • Traumas de la infancia
  • Sobreprotección familiar
  • Tener algún trastorno mental como ansiedad
  • Abuso de nuevas tecnologías

Existen diferentes tratamientos para este síndrome. En Japón sugieren “captar” a las personas con síndrome de hikikomori a través de las redes sociales y plataformas digitales. En Europa, en cambio, creen que es necesario ayudar a las personas a salir a la calle y relacionarse con otros individuos. Además, las terapias para tratar esta afección pueden variar enter:

  • Tratamientos terapéuticos: en muchos casos requieren medicamentos e incluso internaciones.
  • Tratamientos sociales: realizar actividades con otras personas.
  • Tratamientos educativos: el foco está en “reaprender” las habilidades sociales, laborales y comunicativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.