Viviana Canosa contó que sufrió un intento de violación

La violación grupal que tuvo lugar el lunes a la tarde en pleno Palermo cuando seis jóvenes abusaron de una chica en un auto a metros de Plaza Serrano conmovió a todo el país. A lo largo de todos estos días se sumaron las voces de repudio a este aberrante hecho y una de las que sorprendió fue al revivir la desgarradora situación que le tocó vivir cuando tenía veinte años.

“Tuve un intento de violación. Fue algo traumático durante mucho tiempo. Esto lo saben obviamente mis padres y quien era mi novio en ese momento”, dijo en los primeros minutos del editorial del noticiero “Viviana con vos” por A24.

“Yo laburaba en un lugar, en la radio, diseñaba…me comía el mundo, canchera, medio punk… laburadora siempre, nunca nada raro. Pero pensás que nunca te va a pasar nada. Y un día volviendo a mi casa, me esperaban mi novio y mis padres para cenar, estaba llegando y un tipo, con una navaja en la boca estómago y otra acá (se tocó el cuello) me agarra y me deja absolutamente en blanco”, rememoró.

“Yo iba caminando y faltaba media cuadra cuando veo que hay un auto lleno de hijos de p…., de tipos libidinosos, asquerosos, repugnantes, todos en p… Y en ese momento dije: ‘antes de que me viole, que me mate’”, completó.

“Lo recuerdo como si fuera el día de hoy. Dije ‘bueno, le pego una patada en los h…, le va a doler y va a soltar automáticamente las navajas’. Y fue lo que pasó. Yo le iba diciendo que se quede tranquilo, que iba a hacer lo que él me diga. En un momento dije: ‘prefiero que me mate’. Entonces, me acuerdo que le pegué, dejé la cartera tirada y me asusté porque él la agarró. Le dije que me la devuelva y él me decía de la manera más guaranga cómo tenía que agarrar a cartera. Me acuerdo que no me la dio, no me la tiró y yo me fui corriendo a mi casa”, explicó.

La conductora cerró con una reflexión: “Es el día de hoy que recuerdo que unos vecinos me contaron que escuchaban a una persona correr, como con pasos gigantes. Yo sentía que los pasos eran eternos, respiraba muy fuerte hasta que golpeé la puerta de mi casa, porque sentía que me perseguían. No podemos defender a estos pibes. Se supone que si hacés militancia, que si estás con el barrio, en la comunidad, tenés una empatía, una mirada diferente hacia el otro, pero no”.

Fuente 0291 y gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.